Volver











El Destino Invisible Ecos & Tineblas Perfecto




 

Breve Cr�nica. La Prehistoria:


El Origen:

A�o 1991. Se termina la revista Fierro. Deja de salir. No hay m�s nada. Chau. Se fue. Fueron tambi�n la Coctel, Puertitas y sefin�. Continua m�s o menos Columba y Record, con lo mismo de siempre. Pero no vale. Al mismo tiempo el ind�gena pampeano urbanizado realiza un fant�stico descubrimiento que luego resultar�a no ser tan fant�stico: la comiquer�a.
Aparece algo que se llama el Cazador y es el �nico candidato a darle un poco de supervivencia a la historieta argentina, aunque nunca se lo haya propuesto. Todos los profesionales que trabajan, lo hacen para el exterior. El diagn�stico es un�nime: la historieta argentina crep� por ahora. No hay m�s.
En las comiquer�as se vende otra cosa (y eso es lo �nico que no va a cambiar). Pero hay otro asunto que es tan o m�s interesante: las Commodore 64 que la gente se compr� en los 80's para escribir, jugar con el dataset o para darle pinta al negocio est�n siendo reemplazadas por otra cosa llamada P.C que trae algo llamado Windows. Y hay una novedad: �estas computadoras sirven! No s�lo se puede escribir y jugar con el teclado. Tambi�n se pueden dise�ar revistas e incluso imprimir pel�culas y vegetales.

Los Pioneros (Más o menos):

Muchos nos criamos en los 80's leyendo historietas, desde la habitual y gloriosa Fierro, Nippur, Skorpio hasta las espa�olas como el V�bora, Zona 84, Cimoc, etc. Y ahora queremos hacer historietas.
Muchos profesionales, viendo que el trabajo es tan fabuloso como en otras �pocas, comienzan a dar clases. Y as� como antes pas� con las comiquer�as, pasa ahora con los talleres de historieta. En cada barrio aparece uno. Y muchos de nosotros (ac� aparecemos) ni�atos inexpertos en toda disciplina existente, comenzamos alg�n que otro taller. Y cuando llegamos a casa prendemos la PC. Dibujar con el Paintbrush nos parece genial, el Corel 2 no lo entendemos demasiado (el vector no existe en el papel).
Ya tenemos algunas historietas hechas, y algo hay que hacer con todo eso. Si bien ya se hab�a hecho antes, para nosotros fue un descubrimiento: �hagamos nuestra propia revista! As� es como aproximadamente en 1994, comienzan a aparecer nuevos fanzines y revistitias de autores totalmente desconocidos. La mayor�a se reparten entre las comiquer�as de por aquel entonces y el Parque Rivadavia, nada m�s. Todo era blanco y negro, en fotocopias o fotoduplicaci�n. S�lo alg�n que otro atrevido alcanzaba el off-set.
Y ah� comenz� la cosa. Tardar�n a�os hasta que algo de toda esa argamasa se cimente. Pero en el transcurso pasar�n miles de cosas.
Desde 1994 hasta 1997 fueron apareciendo varias revistas y fanzines (Comiqueando, Catzole, Megaultra, el Tripero, Aspid, el L�piz Japon�s, Su�lteme, etc), tanto en Buenos Aires como en el interior. Cada cual hac�a su propio caminito y apenas si se cruzaban de vez en cuando en el Parque Rivadavia o en las comiquer�as.
En 1996 aparece algo llamado Fantabaires y milagrosamente ten�a que ver con el cómic. A diferencia de los salones europeos, que son organizados por las editoriales o los ayuntamientos, Fantabaires es organizado por una incipiente comiquer�a llamada El Club del C�mic, la revista Comiqueando, la �nica revista dedicada a la informaci�n de aquellos a�os, y la revista La Cosa (si hab�a alguno m�s, disculpen, no me acuerdo).