El Destino Invisible Ecos & Tineblas Perfecto




 

Angel Mosquito


26 a�os
Cazado

Ning�n �ngel, dicen las malas lenguas. Se gan� el odio de ciertos c�rculos con frases como: "Les pido perd�n, pero por ustedes. Yo no me arrepiento de nada". Es por eso que quien no lo ama, lo detesta. Pero eso a �l no le importa demasiado, y sigue formando familia, un estudio de dise�o y dando clases de historieta.

Dibujante simp�tico si los hay, ha sido el responsable de joyas pioneras como Extra�o Cameyo y Cero Onda, y de las primeras Mor�n Suburbio y Villa Tesei. Vi�se publicado en la revista Pistas, Quesquesé, el Diario 16 de Madrid, Selecciones de Rider's Digest y el Ol� de Buenos Aires. Sus flirteos con los ib�ricos le ayudaron a reeditar en el Pa�s Vasco Villa Tesei; Mor�n Suburbio en Madrid; y participar en Consecuencias, la antolog�a de autores independientes argentinos que se edit� en la ex madre patria. Y, por supuesto, también participó en el libro Carne Argentina editado en España por Undercómic. Asimismo, colabor� con la editorial hermana La M�quina Infernal , escribiendo y dibujando en El Picasesos, y editando La Mueca de Dios, con gui�n de Federico Reggiani. Tambi�n junto al bibliotecario en jefe platense est� preparando la que será la primera novela gr�fica de La Productora: Vitamina Potencia. Actualmente colabora con El Diario de Mor�n, haciendo tiras, ilustrando notas o haciendo el sitio del pasqu�n en internet. Y prepara para LP una historia sobre el futuro cercano y otra de cavernícolas, con garrotes y todo.

Ya no extra�a la �poca en la que viv�a abriendo sucursales del AHI junto a Mallea, emborrach�ndose con mujeres j�venes y coleccionando sombreros, pues ahora ha formado una familia y se ha mudado a Bella Vista, lugar donde disfruta azotando alba�iles, aporreando paredes, haciendo una huerta orgánica y echando a los ni�os que hacen ruido en la vereda. Le gusta viajar de la manera que sea, tal es as� que alguna vez ha vuelto a dedo de Rosario en una combi en tres cilindros conducida por un amenazante "cobrador de deudores morosos"; y en otra casi muere congelado en la cabina de la camioneta de Mallea.

T oma vodka, fuma cigarrillos berretas, conoce la casa de Van Gogh y Disneyworld, y aunque sol�a decir que su futuro estaba en alg�n bar del caribe ha pretendido vivir en Bariloche (aunque odia el fr�o) y, finalmente, lo ha atrapado el amor y el sedentarismo en los pagos de Aldo Rico. Cuando no tiene ataques de paranoia, sonríe, arruga su cara de niño viejo y todo le importa un pito.

Su especialidad: oficial revoquista.